La oda a una flor de Richard Feynman

Allá en Brain Pickings publicaron un video llamado Ode to a Flower: Richard Feynman’s Famous Monologue on Knowledge and Mystery, Animated.

Con la elocuencia que lo caracteriza, Feynman nos explica por qué la belleza de una flor sólo puede incrementar, al añadir a lo que vemos; el conocimiento científico sobre la estructura de la flor.

Copio el texto del video, tomado del post en Brain Pickings:

I have a friend who’s an artist and has sometimes taken a view which I don’t agree with very well. He’ll hold up a flower and say “look how beautiful it is,” and I’ll agree. Then he says “I as an artist can see how beautiful this is but you as a scientist take this all apart and it becomes a dull thing,” and I think that he’s kind of nutty. First of all, the beauty that he sees is available to other people and to me too, I believe…

I can appreciate the beauty of a flower. At the same time, I see much more about the flower than he sees. I could imagine the cells in there, the complicated actions inside, which also have a beauty. I mean it’s not just beauty at this dimension, at one centimeter; there’s also beauty at smaller dimensions, the inner structure, also the processes. The fact that the colors in the flower evolved in order to attract insects to pollinate it is interesting; it means that insects can see the color. It adds a question: does this aesthetic sense also exist in the lower forms? Why is it aesthetic? All kinds of interesting questions which the science knowledge only adds to the excitement, the mystery and the awe of a flower. It only adds. I don’t understand how it subtracts.

Revelar la belleza más allá de lo que nuestros sentidos perciben, es consecuencia inevitable del conocimiento científico.

h/t: anacardiaceae

Anuncios
Publicado en Divulgación de las Ciencias | Etiquetado , , | Deja un comentario

El profesor Einstein y su majestad la Reina conversan sobre ciencia

Me encontré por casualidad con este pequeño video que hice el 18 de mayo del 2010, según la página. Xtranormal es un magnífico sitio en donde uno provee el guión y el software se encarga de darle vida al diálogo entre los personajes seleccionados.

En esta oportunidad tenemos a Albert Einstein y a Queen Elizabeth II (escogidos entre los personajes históricos) en una jovial conversación sobre ciencia.

Publicado en Ciencia y Sociedad | Etiquetado , , , | Deja un comentario

El tuit desbaratador del año

Es el último día del año. Día en que la presión social colectiva que lleva la cuenta del tiempo obliga a la gente a hacer un recuento de sus andanzas durante los trescientos sesenta y cinco días anteriores (recuerden que este año fue bisiesto).

Hay oportunidades que uno no puede dejar pasar. Como poner en su lugar a algún gracioso que se las lleva de listo. La respuesta del año fue para @Hiper_Paiz:

yo-te-pondria-cero

A ver si en el futuro esta persona estudia más y tuitea menos.

Publicado en diversión | Etiquetado | Deja un comentario

Última volcaneada del año en el Acatenango

Me parece que este blog necesita un poco más de variedad. Por lo que en el futuro probablemente aparezcan posts que no necesariamente tengan que ver con ciencia, tal como el presente. La razón es sencilla. Primero, porque uno no se dedica exclusivamente a la ciencia. Y dos, porque se me da la gana.

Pues resulta que en el último fin de semana del año 2012, con algunos amigos subimos el volcán Acatenango. Esa montaña hermosa que se ve desde la ciudad de Guatemala siempre que está despejado.

Samsung

Es un lugar que combina diferentes tipos de vegetación y bosque. Probablemente uno de los volcanes más bellos de Guatemala, con un grado de dificultad intermedio (a mi parecer) y una vista fastuosa de la cadena volcánica que atraviesa nuestro país.

Como es la primera vez que hablo de esta magnífica montaña, déjenme mostrarles su perfil de ascenso. Esta es una gráfica de la altitud contra la distancia recorrida, registrada por GPS.

acatenango-perfil-ascenso

En la figura están marcados los puntos principales de referencia que la gente menciona cuando la temática de la charla es el mencionado volcán.

Ascenso

En el camino hacia la aldea La Soledad admirábamos por las ventanas del microbús las cumbres despejadas de nuestro volcán. Ya queríamos estar allí para tirarnos en la arena gruesa y áspera —como piedritas de asfalto— y descansar nuestros cuerpos en la cima, después de una agotadora y satisfactoria jornada.

Iniciamos el ascenso a eso de las 10:30 AM. Llegamos al descanso denominado El Conejito, como a las 12:00 PM. Teníamos algunos minutos de estar esperando a que todo nuestro grupo se reuniera. Era apremiante tomar una decisión. El viento estaba arreciando y el cielo se estaba cubriendo de nubes grises. Decidimos seguir hasta el siguiente descanso, El Conejo, y estando allí resolveríamos el futuro de nuestro viaje.

Una hora después estábamos en El Conejo. Las condiciones climáticas habían empeorado. En lugar de seguir la tradicional ruta de Las Marías, concertamos que bordearíamos la montaña hasta llegar a la ruta de Los Cazadores. Nos reuniríamos de nuevo al final de la carretera con la que culmina dicha ruta y dispondríamos si acampábamos allí o llegábamos hasta el cráter; justo entre la cumbre principal —El Plato— y la cumbre secundaria —El Yepocapa—.

Bordeando desde una ruta a la otra. Click para agrandar.

Bordeando desde una ruta a la otra. Click para agrandar.

El viento allí parecía calmo. Todos estuvimos de acuerdo con llegar al cráter. Durante la mitad del camino al cráter, uno va en un sendero entre pequeños matorrales. En el tramo final, los matorrales se vuelven escasos y la vereda se convierte en una rampa inclinada de arena gruesa y suelta. Uno avanza un paso hacia arriba y —si el zapato no se clava en la arena— se regresa medio paso hacia abajo. El viento estaba muy fuerte y afortunadamente, lo teníamos en la espalda. Tan fuerte estaba, que si uno abría los brazos se podía sentir el empuje del ventarrón hacia arriba, y como una especie de barquito, aprovechar esa fuerza extra para terminar el ascenso.

Campamento

Ya en cráter, determinamos que acamparíamos allí, en la horqueta entre El Plato y el Yepocapa. Alcanzar la cumbre y acampar en El Plato era muy difícil: mucho frío, visibilidad casi nula y fuerte viento.

Armamos nuestras carpas. Las tensamos y aseguramos lo mejor que pudimos. No queríamos que el viento se las llevara volando. Tal tarea es un poco más ardua de lo normal, pues el frío es suficiente para entumecer los dedos de las manos y hacer arder la piel, como cuando uno toca un hielo.

Dentro de la carpa por lo menos ya no se siente el viento aunque sí el frío. A la hora de la cena nos reunimos en la tienda de campaña más grande. Nos comimos un pastelito que Xiomara muy amablemente había llevado para festejar mi recién pasado cumpleaños. La sección cultural de la noche estuvo a cargo de Eduardo, quien estuvo platicando sobre el acontecimiento del Baktún, el calendario maya y astronomía.

Carpas guardas. Listos para empezar el descenso.

Carpas guardadas. Listos para empezar el descenso.

Descenso

A eso de las 5:00 AM teníamos la esperanza de que el mal tiempo hubiera terminado. No fue así. El viento duró toda la noche, acarreaba humedad, azotaba las carpas y desprendía las gotitas de agua condensada en el toldo para que cayeran en la cara. A unos compañeros el vendaval les quebró las varillas que sostienen la carpa. Estuvo siempre nublado, excepto en minúsculos momentos en los que logramos ver la luna llena y algunas estrellas. No era factible alcanzar la cima. Levantamos campamento e iniciamos el descenso.

Aquí se ve cómo soplaba el viento cerca del cráter antes de empezar a caminar de regreso.

Hicimos la misma ruta de ascenso pero en dirección contraria. Todos estábamos decepcionados. En diciembre, lo que uno espera son cielos azules y estrellados. Nos encontramos con todo lo contrario. Por lo menos la segunda parte de nuestro grupo tuvo mejor suerte. Ellos fueron al volcán de Fuego y allí la situación climática no era tan extrema.

Nunca había visto viento tan fuerte en el Acatenango. Abajo, un video de nuestro descenso poco después de abandonar El Conejito. Lo que habría sido tierra seca y un cielo despejado ahora era viento, condensación en los árboles (que hace las veces de una lluvia leve) y camino lodoso.

No todos los viajes a los volcanes son lo que uno espera. Sin embargo, la montaña es tan hermosa que aún bajo estas condiciones disfrutamos el viaje. El sufrimiento es parte de la experiencia.

Publicado en volcanes | Etiquetado , | 4 comentarios

El regreso a Guatemala: los primeros dos años

Hace dos años estaba con un apartamento vacío excepto por una maleta. Eran mis últimos días en Estados Unidos. Después de ocho años repartidos en maestría, doctorado y postdoctorado había llegado el día de regresar a Guatemala. La mudanza de un país a otro es un trámite y una labor cansada. No digamos la empacada robusta y resistente de las pocas pertenencias que iban a ser enviadas por vía marítima. Mientras esperaba a que mis tiliches surcaran el océano, esas vacaciones me dedicaba a leer un libro de Christopher Hitchens y a esperar ansiosamente a que llegara el próximo año. El inicio de un capítulo en el cual pisaría de nuevo el suelo de la Universidad de San Carlos para reanudar mi trabajo como profesor y apoyar en todo lo que se pudiera el avance de la ciencia en nuestro medio.

Son dos años ya desde esos momentos salpicados de emoción primeriza y optimismo ingenuo; es tiempo suficiente para poder ver la cosas con un poco de perspectiva.

En estos dos años he dado 4 veces el curso de Análisis de Fourier, 6 veces el curso de Ecuaciones Diferenciales, 2 veces el curso de Cálculo Multivariable y una vez el curso de Análisis Numérico. Todos ellos han sido parte de mis atribuciones normales como profesor de tiempo completo en el departamento de matemática de la Facultad de Ingeniería de la USAC. De manera un tanto especial también di dos cursos en un incipiente programa de doctorado, el cual es el primer intento de la Facultad de Ingeniería en implementar un postgrado de este nivel. A decir verdad, me da un sentimiento de aprensión. Un doctorado en plan fin de semana jamás arrojará el mismo producto que un doctorado de tiempo completo, en donde el número promedio de horas de sueño del estudiante suele ser más bajo que el del ciudadano promedio.

Como la dinámica de oferta y demanda laboral hizo que mi contratación haya sido en un departamento de matemática y no uno de física, una de las consecuencias es que no pueda dar clases en la carrera de física. A menos, claro, que sea ad honorem, lo que significa: fuera de mi horario de contratación y sin recibir pago alguno. Aún así he dado tres cursos ad honorem en la licenciatura en física: Programación, Simulación de fenómenos físicos y Métodos matemáticos.

Me gusta mucho enseñar y poder transmitir conocimientos, sin embargo mi mente necesita también tiempo para pensar y divagar. No podría tener otro trabajo de profesor en otra universidad. Moriría de hastío y aburrimiento.

El regresar a Guatemala fue una decisión calculada muy atractiva. Yo sabía que el trabajo es exclusivamente docente. Sin embargo, administrando las tareas, queda tiempo para seguir leyendo artículos científicos y perseguir alguna que otra idea o curiosidad que encuentre interesante. Es justamente éso lo más parecido a tener tiempo para hacer investigación. Es lo que lo llamo investigación de tiempo libre la cuál avanza cada vez que se puede encontrar una ventana fuera de las atribuciones normales.

Cualquiera que haya publicado un artículo científico en una buena revista sabe que eso de hacer investigación es un trabajo de tiempo completo. De lo contrario el avance es demasiado lento, si es que lo hay. Una solución, que realmente es la solución a la rigidez e inercia del aparato burocrático, ha sido la idea de crear una Facultad de Ciencias en la universidad. Durante los últimos años, dos profesores han estado empujando esta idea, la cual finalmente fue aprobada por el Consejo Superior Universitario, tomando la forma de una Escuela no facultativa de ciencias físicas y matemáticas. Lo que resta ahora es la aprobación final del presupuesto para que pueda entrar en funcionamiento. Suena fácil, pero no lo ha sido. Como ya mencioné, en la San Carlos la burocracia es una criatura con mucha inercia y cuesta moverla. Cuesta, mas no es imposible. Por eso no dejamos (ahora me uno yo también a esa lucha) de hacer presión sobre las autoridades académicas. Estamos ya demasiado cerca de que ese sueño sea una realidad.

¿Qué ganaríamos al tener esta escuela de ciencias físicas y matemáticas? Ganamos independencia y presupuesto propio. Actualmente las carreras de física y matemática están dentro de la Facultad de Ingeniería. La prioridad de dicha facultad es —obviamente— la ingeniería y no la ciencia pura. Y es por eso que dichas carreras tienen un papel secundario dentro de dicha facultad.

Es vergonzoso que siendo una de las universidades más antiguas de América, la USAC no cuente con una facultad de ciencias. Si nos diéramos a la tarea de buscar conexiones, no sería muy difícil correlacionar nuestro atraso científico y tecnológico con la falta de apoyo del gobierno, a través de la universidad estatal, a las ciencias exactas.

En una escuela de ciencias lo que esperamos poder hacer —entre otras cosas— es tener control y decisión en la contratación de profesores. Esperaríamos poder absorber a nuestros propios estudiantes que han ido al extranjero a estudiar doctorados en física y matemática. Cosa que en la Facultad de Ingeniería no ha sido posible, pues el sistema de concurso de oposición favorece cualidades que no son necesariamente el logro y la formación académica. Lo que nosotros queremos es gente que haga ciencia y no aquellos cuya carta de presentación sea participaciones en puestos políticos.

Otro punto esencial es la formación de un grupo sólido de investigación. Actualmente ya hay varias personas con el grado de doctor en física trabajando en Guatemala y hay otros más haciendo postdoctorados en el extranjero. Si pudiéramos reunir todo este potencial en un sólo lugar, tendríamos la semilla de un verdadero grupo de investigación: un conjunto de personas con experiencia real desarrollando y publicando conocimiento. En poco tiempo podríamos estar publicando nuestros primeros artículos científicos, con trabajo hecho en nuestra querida tierra. Pero como ya mencioné arriba, la investigación requiere tiempo, y ésa es la otra ventaja que ganaríamos en una escuela de ciencias: la libertad de repartir las atribuciones considerando que no sólo la docencia es importante sino también la investigación.

Al momento de escribir este texto, aún estamos a la espera de la implementación final de esta escuela no facultativa. No nos damos por vencidos.

Si bien la creación de una escuela de ciencias sería un gran avance para las ciencias exactas, no todo en el horizonte es la luz después de la tormenta. Mientras tanto los que ya estamos trabajando en Guatemala seguimos laborando en nuestros respectivos puestos. En lo personal me gusta mucho estar en el departamento de matemática, porque los cursos de física básica, uno y dos se me harían aburridos de enseñar. No porque la materia sea aburrida, sino porque a ese nivel la física se reduce a “¿qué formula uso para este problema?” y lastimosamente algunos profesores la enseñan como si fuera una letanía: enseñan a usar fórmulas, en lugar de enseñar ciencia. En realidad no nos sorprende. En EEUU hay que tener por lo menos una maestría en física para poder dar clases a nivel licenciatura. Vean que dije maestría en física y no en enseñanza ni didáctica. La razón es sencilla, la física no se ve igual después de llevar un curso de mecánica clásica teórica: formulación Lagrangiana y Hamiltoniana de las ecuaciones de movimiento, transformaciones canónicas, corchetes de Poisson, etc. Eso es física de verdad. Al pasar por allí uno sabe la ubicación —en un panorama más extenso— de los contenidos y los métodos de los cursos introductorios (mecánica clásica, en este caso). Uno sabe qué hay más allá de lo que uno está enseñando, y fácilmente se le puede pintar al estudiante el panorama global de la materia que está estudiando; para que por lo menos no se quede con la concepción falsa de que la física es meterle números a una fórmula inerte.

Otra de las decepciones más putrefactas del sistema es la evaluación docente que se realiza cada año. Aquí uno tiene que presentar y respaldar las actividades realizadas durante el año. No sé quiénes ni bajo qué circunstancias crearon el reglamento de evaluación. Lo que se ve a todas luces, es que no estimula al docente a realizar actividades exclusivamente académicas. Premia también la participación política y los puntos se pueden ganar fácilmente asistiendo a actividades donde otorguen un diploma. Un artículo publicado en un periódico valdrá uno o dos puntos menos que un artículo publicado en una revista con arbitraje. Un investigador publicará talvez un artículo al año en una revista. El esfuerzo de esa publicación no refleja el puntaje asignado en la evaluación.

Como es más fácil acomodarme a las reglas que cambiarlas, ahora yo también acumulo mis diplomitas para seguirle la corriente al sistema. Obviamente no quiero puntear bajo y perder mi promoción docente.

Hay muchas cosas que podrían ser mejores por todas partes, no sólo en la universidad. Sin embargo no puedo dejar por un lado ese mal presagio que me dice que si cambiar las cosas en la universidad es difícil, ¿qué podemos esperar si queremos hacer cambios a nivel de país?. No me da confianza un sistema en donde las voluntades se compran, donde vale más el ser amigo del jefe que la capacidad académica. Donde un favor se paga con otro favor y no necesariamente de la misma especie. Donde las personas tienen agendas ocultas y la academia es un subproducto de sus intenciones. Gente así abunda. Afortunadamente para nosotros y nuestros quijotescos planes de hacer ciencia en Guatemala, no toda la gente es así. Existen personas que se interesan genuinamente por la academia. Que la universidad sea el ente que resguarde, produzca y transmita el conocimiento; y que deje de ser un colegio universitario que maquile profesionales al por mayor.

Así están las cosas. Es un punto de vista un poco sombrío, si se quiere, pero es la realidad. Es el sistema en el que nos tenemos que mover y si no nos movemos, nada sucede. Aquí aún no hacemos ciencia. Aquí no es de venir a sentarse en el escritorio a leer artículos todo el día y pensar exclusivamente en el proyecto de investigación. Aquí nos ha tocado diseñar y armar la máquina, lo cual es una oportunidad sin precedentes. En otras partes del mundo el sistema ya está armado y funcionando. Aquí tal cosa aún no existe. Lo podemos diseñar a nuestra conveniencia y necesidad, y ser nosotros mismos los evaluadores de nuestra creación.

Ese es el reto del día. Necesitamos gente pensante que disfrute y ame la ciencia, que persiga maestrías y doctorados y quieran dedicarse al estudio de los secretos de la naturaleza. Lo que queremos es tener las oportunidades que otros países tienen, el poder hacer ciencia sin abandonar nuestro hogar y que nuestro trabajo contribuya a mejorar la situación de nuestro país y nuestra gente.

Publicado en Ciencia y Sociedad | Etiquetado , , | 25 comentarios

El Inicio del Tzolkin (Cholqu’ij)

4 ahau
En el inicio de la cuenta larga, el tzolkin (cholqu’ij) es 4 ahau (4 ajpu’),  y vuelve a ser ahau en cada inicio de baktun, sin embargo el número 4 solo se repite hasta el Oxlajuj Baktun (13 baktun), como se ve claramente en la siguiente tabla
——————————————–
0.0.0.0.0      8 cumku      4 ahau
1.0.0.0.0    13 chen         3 ahau
2.0.0.0.0      3 uayeb       2 ahau
3.0.0.0.0      8 yax           1 ahau
4.0.0.0.0    13 pop        13 ahau
5.0.0.0.0      3 zac         12 ahau
6.0.0.0.0      8 uo          11 ahau
7.0.0.0.0    18 zac        10 ahau
8.0.0.0.0      3 zip           9 ahau
9.0.0.0.0    13 zeh          8 ahau
10.0.0.0.0    18 zip          7 ahau
11.0.0.0.0      8 mac         6 ahau
12.0.0.0.0    13 zotz        5 ahau
13.0.0.0.0      3 kankin    4 ahau
——————————————
El baktun consta de 144,000 días y dado que el residuo de 144,000 dividido 20 es cero el ahau no cambia, pero 144,000 dividido 13 tiene un residuo de 12 y por eso se corre doce días para adelante, que es lo mismo que un día para atrás, cada baktun. El ciclo entonces se completa en el 13 baktun.
Pese a esta bonita propiedad, el inicio del Tzolkin no es el 4 ahau.

1 Imix
Los arqueologos afirman que el inicio del tzolkin es 1 Imix (http://es.wikipedia.org/wiki/Tzolkin) 101 días después del 4 ahau.
Cada baktun tiene 400 tunes exactos y 553.85 tzolkines que corresponden a 394. 26 años solares. Usando 1 imix como inicio, entonces el último inicio de tzolkin del 12 baktun fue 15 de julio de 2012 y el primer tzolkin del 13 baktun será el 1 de abril de 2013.
—————————————————————————————————-
Gregoriana      Cuenta Larga    Arqueológico      Oficial de Guatemala
29/10/2011    12.19.18.15.1/9 zac/1 imix            9 mak/1 imox/5127
15 / 7/2012    12.19.19.10.1/ 4 xul/1 imix          4 mol /1 imox/ 5128
1/ 4/ 2013       13.0.0.5.1/4 uayeb/1 imix          19 wo/1 imox/ 5129
17/12/2013    13.0.1.0.1/19 mac/1 imix           19 n’wan/1 imox/5129
3 /9/2014        13.0.1.13.1/14 mol/1 imix         14 mol/1 imox/5130
—————————————————————————————————

8 b’atz’
Pero la tradición en el altiplano de Guatemala y la Academia de Lenguas Mayas de Guatemala fijan una fecha diferente a las anteriores y corresponde al 8 b’atz’ (8 chuen) 251 días mas tarde del 4 ahau (4 ajpu’) y 150 días mas tarde del 1 imix (1 imox). Debido a eso el último inicio de tzolkin del 12 baktun es mañana 12 de diciembre de 2012 y el primer inicio del tzolkin del 13 baktun será el 29 de agosto de 2013.
————————————————————————————————————
Gregoriana      Cuenta Larga    Arqueológico       Oficial de Guatemala
21/7/2011           12.19.18.9.11\19 tzec\8 chuen    19 yaxkin/8 b’atz’/5127
27/3/2012      12.19.19.4.11\19 cumku\8 chuen    14 wo/8 b’atz’/5128
12/12/2012        2.19.19.17.11\14 mac\8 chuen    14 n’wan/8 b’atz’/5128
29/8/2013              13.0.0.12.11\ 9 mol\8 chuen       9 yax/8 b’atz’/5129
16/5/2014                   13.0.1.7.11\4 zip\8 chuen       4 tzek/8 b’atz’/5130
————————————————————————————————————
Mas información sobre otros temas del calendario, incluyendo la fecha diaria la puede encontrar en: http://fisica.usac.edu.gt/~cifuentes/mayas/index.html

Publicado en Antropología, Astronomía, Ciencia y Sociedad, Divulgación de las Ciencias | 1 Comentario

XXXI CURCCAF, día 3: Homenaje a Gustavo Ponce

Miércoles 14 de noviembre. En el tercer día de nuestro curso de física las actividades se realizaron en la Universidad del Valle. Durante la mañana el curso de astrofísica tuvo un cambio de profesor. En lugar de Miguel Alcubierre de la UNAM, ahora entraba en acción Pablo Laguna del Georgia Institute of Technology. Pablo es el director del Center for Relativistic Astrophysics en dicho instituto.

Después del coffee break Isabel Gamboa continuó con el curso de radiaciones ionizantes, para dar paso después del almuerzo a la actividad especial que teníamos programada para este día.

Se nos ocurrió que podíamos aprovechar la visita de Pablo Laguna no sólo como profesor sino como compañero de doctorado de nuestro recordado colega Gustavo Ponce, quien falleció hace un par de años. Gustavo o “el gordo” como afectuosamente era llamado, fue un físico guatemalteco quien después de sus estudios de postgrado radicó en Honduras, trabajando en la Universidad Nacional Autónoma de dicho país. Gustavo fue una magnífica persona y un versado profesional. Apoyó todas las actividades científicas de la región e inspiró a tantos otros para continuar carreras en física, astrofísica y astronomía.

El homenaje comenzó con la presentación de Edgar Cifuentes (profesor de la USAC) seguido por la presentación de Pablo Laguna, quien compartió con nosotros algunas anécdotas de aquella época en la que Gustavo y él eran estudiantes de doctorado en la Universidad de Texas en Austin. Historias desconocidas por muchos de nosotros que confirmaron lo que ya sabíamos: la calidad humana y académica de nuestro fallecido amigo.

La familia de Gustavo se hizo presente. Su padre nos agradeció emotivamente el detalle de recordar y celebrar el legado de su hijo.

A continuación algunas fotografías. Click para agrandar.

Publicado en Física | Etiquetado , , , | Deja un comentario