Lugares a donde el cuerpo no puede entrar pero la mente sí

Existen lugares a los que nunca vamos a poder ir. No es porque estén muy lejos, como las estrellas o las galaxias. Son lugares a los cuales la estructura misma de nuestro ser nos prohíbe la entrada. A estos lugares no se puede llegar cambiando de ubicación, porque ellos se mueven con nosotros. Nuestros sentidos no evolucionaron para apreciar tales espacios y nuestra vida tampoco depende de tal apreciación. Todo lo que somos y hacemos se ejecuta minuciosamente en esos lugares en los que nunca pondremos pie: el reino de lo infinitamente pequeño.

[Seguir leyendo en nomada.gt]

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s