Feliz 338 aniversario, Universidad de San Carlos, entre el polvo y las telarañas

Hoy no fui a trabajar. Estoy de asueto porque es el 338 aniversario de mi alma mater y lugar de trabajo, la Universidad de San Carlos de Guatemala. Fundada un día como hoy en 1676, existen aspectos de dicha casa de estudios que todavía pertenecen a aquella época.

La USAC es la única macro universidad de América Latina que no tiene una facultad de Ciencias. Mientras el mundo se ha movido en el tiempo hacia el futuro, aquí todavía vivimos en el pasado. No entiendo cómo fue que en nuestro país la única universidad estatal desarrolló una aversión a las ciencias. Talvez sea ignorancia, mala planificación, corta visión a futuro. No lo sé. Si bien es cierto que la USAC es la única oportunidad que muchos tenemos para estudiar una carrera y se ha anotado algunos aciertos, su puntuación total es menos que mediocre.

No es coincidencia que las mejores universidades estén localizadas en los países más desarrollados. A estas alturas de la civilización, es en las universidades donde se localiza el timón y las máquinas para navegar las aguas del futuro. Pero aquí en Guatemala, nos dedicamos a limpiar la cubierta y la cocina del barco.

A la USAC le faltan verdaderos programas de postgrado. No se puede competir con el resto del mundo con nuestras maestrías de viernes y sábado, con doctorados que carecen de expertos locales, sin tiempo ni dinero para hacer un poquito de investigación. A nivel global la universidad es una maquila de técnicos. Sin postgrados competitivos no se puede crear, diseñar, publicar en revistas. No existimos para el mundo. Nos dedicamos a consumir tecnología, a pagar caro lo que no somos capaces de entender.

En estos momentos existe en papel una Escuela no facultativa de Ciencias Físicas y Matemáticas. Digo en papel, porque si bien es cierto que su creación fue aprobada por el Consejo Superior Universitario, resulta que lo único que falta para que funcione es que se apruebe su presupuesto. Hemos estado a la espera de que las autoridades resuelvan ese pequeño detalle por más de cuatro años, es decir, más tiempo del que ha transcurrido desde las elecciones pasadas de rector. Han sido cuatro años de tratar de desatorar el proceso, de pedir audiencias con el rector y que no nos reciba porque seguramente tiene cosas más importantes qué hacer. Lo triste es que el rector, que ahora ya va para afuera, haya perdido la oportunidad de catapultar a la institución que dirige hacia el futuro.

En mi círculo inmediato de colegas, la situación actual se percibe como si quisiéramos entrar a competir en una carrera de autos. Tenemos el equipo para construir un auto y entrar a la carrera, el premio es grande, las consecuencias serán todas positivas. Cuando los grandes corredores nos vean, nos van a querer ayudar, tendremos colaboraciones, intercambios, proyectos, ¡y nuestro auto de carreras será cada vez mejor! Pero… no sueñen tanto, los jefes de la universidad no consideran que la carrera por el futuro científico y tecnológico de Guatemala sea prioritaria.

Existe ahora un grupo de físicos y matemáticos con postgrados hechos en el extranjero, que no tenemos el apoyo de la universidad para trabajar de la misma forma que se hace en el primer mundo. Cada vez son más los egresados de la USAC que se van a estudiar un doctorado y son rechazados en su alma mater como profesores o investigadores. Son personas que conozco de años por nombre y apellido, con ganas de regresar a su tierra y poner en práctica todo lo que han aprendido en universidades que sobrepasan a nuestra querida USAC por más de mil estrellas.

Prueba del alto grado de motivación y amor a la ciencia son los pequeños avances que se logran gracias al trabajo de la gente interesada. Un proyecto para el estudio y detección de rayos cósmicos (LAGO), una conferencia internacional sobre Técnicas Avanzadas de Radioterapia, una escuela internacional de Astrofísica (GUASA), un Club de Astronomía; son algunos de los proyectos que se han realizado con apoyo internacional y poco del local.

No sé cómo es que haya que hablar con un político para hacerlo entender que si seguimos en el actual camino nunca vamos a prosperar como universidad y como sociedad. La universidad se ha convertido en trampolín impulsador de carreras personales en la política del país. Son pocas las personas genuinamente comprometidas con la academia y los altos estándares de educación e investigación.

Para no perder la costumbre, citaré una de las frases más trilladas de la universidad: seguimos en la lucha. La situación actual no es alentadora. Eso ya lo sabíamos todos —desde hace mucho tiempo— los que hemos tomado la decisión de regresar a Guatemala. Estamos inconformes. Sabemos que las cosas pueden ser mucho mejores y que no lo son porque las autoridades no nos “dan permiso” de hacer nuestro trabajo como nosotros sabemos que tiene que ser. La inconformidad alimenta el deseo de cambio por ser mejores y no nos vamos a rendir tan fácilmente. Esto que hacemos ahora tendrá consecuencias —que aunque no veamos en nuestras vidas— sabemos que beneficiará a futuras generaciones, quienes tendrán más y mejores oportunidades de las que nosotros tenemos en el presente.

Así es que felices 338 años de vida a la Universidad de San Carlos de Guatemala. Celebremos nuestra antigüedad, no en el siglo XXI sino en el XV, que es donde pertenecemos. ¡Salud!, entre el polvo y las telarañas.

usac338

Esta entrada fue publicada en Ciencia y Sociedad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Feliz 338 aniversario, Universidad de San Carlos, entre el polvo y las telarañas

  1. Luis dijo:

    Hola. Muchas gracias por los artículos de este espacio, son muy interesantes y serios.
    Saludos
    Luis

  2. Rudi dijo:

    Yo sali de ingenieria y no me arrepiento de nada, es una buena universidad, actualmente estudio en la de Del Valle y practicamente es lo mismo solo que sin bolos dentro y sin olor a tabaco y otras especies, pero en si considero que la academia en mi tiempo se mantuvo no se ahora…buen articulo

  3. Ana Sanchez dijo:

    Como la “reputación” de miles de egresados depende de la “buena reputación” de la USAC, hay grupúsculos de “profesionales” empeñados en decir que la USAC es buena y solo “los que dan la talla” son los que finalmente egresan. Algo así como una versión moderna del cuento “El Traje Nuevo del Emperador”, donde la excelencia solo “los inteligentes la miran”.

    La USAC es una institución burocrática y no académica, los estudiantes requieren enfocarse más en “tramitología” que en el estudio de sus carreras, a escala mayor la USAC premia la persistencia y la “viveza” y no la excelencia académica. Miles de jovenes talentosos han perdido su tiempo tomando cursos y carreras pésimamente atendidas (con corrupción a todo nivel) que al final son una moneda al aire y una estafa para la juventud guatemalteca. Se ha convertido en una especie de gran laboratorio que permanentemente opera por “prueba y error” a la hora de “formar profesionales”.

    Pero, ni modo, es la única que hay, ¿verdad? Bueno, entonces como profesionales responsables, hemos de empezar por reconocer que la USAC está en la calle de la amargura, si de verdad queremos una institución académica publica seria para Guatemala a largo plazo.

    ***Hablando de universidades, qué les parece esta nota sobre la UFM? http://elsalmon.org/2014/01/22/libertarianismo-a-la-tortrix-y-sus-consecuencias/

  4. Byron Lemus dijo:

    Dr. Pazos siempre lo admirare por lo que hizo.
    regresar a Guatemala, Teniendo tantas oportunidades de trascender en cualquier área de su vida, decidió regresar, contra todo pronostico, ud. esta acá haciendo algo que parecería una perdida de tiempo para cualquiera, Luchando por mejorar y tratando de educar a las personas de este bello pero retrograda país.
    En definitiva ud. sera uno de los pilares de que la investigacion, la ciencia, y la calidad educativa nazcan o se mejoren en nuestra universidad.
    Espero, mas adelante, poder contribuir en esto, y mientras tanto espero que yo y todos los demas estudiantes valoren el privilegio de poder tener acceso a la educacion superior y asi poder cambiar aunque sea un poquito esta situacion…

    Excelente Articulo!🙂

  5. Josue Ortega dijo:

    Reblogueó esto en Open Fecksy comentado:
    Pensaba escribir algo del 338 aniversario de la Universidad de San Carlos pero creo que no puede ser mejor que esto

  6. José Romero dijo:

    Enrique también van dos ediciones de la Escuela de Matemática Pura y Aplicada en Guatemala con la participación de doctores extranjeros. Yo creo que hay más gente estudiando ciencia en Guatemala que hace unos años, no como se necesita pero ahí va para arriba, y los que se especializaron en el extranjero están regresando con ideas nuevas y frescas o están trabajando fuera y proporcionan enlaces importantes, no todos los que comienzan una obra tienen la dicha de verla concluida pero se quedan con la satisfacción de construir los cimientos, en los 80`s se dio un paso importante al inaugurar las carreras de matemática y física y pasados 30 años de ésa fecha al menos en papel ya se encuentra la
    Escuela de Ciencias, no es que sirva de consuelo pero al menos vamos caminando para adelante y no para atrás o estancados, ¡esperemos que no pasen otros 30 años para que aprueben el presupuesto! por otro lado estoy seguro que en unas décadas habrá más doctores especializados en ciencias en el país, pues ahora están marchando ya varios rumbo a ésa aventura.

  7. Rodolfo Escovel dijo:

    Estoy por salir de Ingeniero de la San Carlos, y la verdad, la única opción que tuve para superarme, duele y duele ver las nuevas generaciones de mediocres y ridículos estudiantes, gente estúpida que desprecia el conocimiento y se guía por un ¨moda¨de estudiar pero no de aprender, somos tan mezquinos y egoístas que aun lo malo que hemos aprendido ni eso somos capaces de compartir.

    Lo poco que pude aprender fue siendo autodidacta, ya que los los ingenieros que dan las clases de ciencias son tan hijos de la gran meretriz, ya que ni saben del tema pera para joderlo a uno en el examen para eso si son premios nobel, y el maldito rector juntamente con la basura de decanos solo les interesa el poder y el dinero, el conocimiento no tiene peso, pero a pesar de la adversidad hay estudiantes, hay profesionales que luchan cada día por sacar este país adelante, con esfuerzo y dedicación. en las noches, sueño con ir a dar clases a mi Universidad, y compartir lo poco que se, para que cuando deje mi energía a otro ser humano, este consciente de que realmente valió la pena haber nacido.

    adelante en todo, no hay mejor obstáculo que la adversidad y la batalla puede perderse, pero la guerra aun no termina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s