La utilidad del conocimiento inútil

En nuestro medio es común restar importancia o menospreciar cualquier actividad que aparentemente no produce utilidad alguna. Especialmente cuando dicha actividad requiere financiamiento para ser realizada. Tales son los conocidos casos de la música, literatura, poesía, cine y artes en general; como también lo es en el caso de las ciencias.

Oportunamente encontré un artículo hermoso. Se titula The Usefulness of Useless Knowledge fue escrito en 1939 por Abraham Flexner. Flexner fue uno de los fundadores del Instituto de Estudios Avanzados de Princeton, lugar que ha ganado su fama gracias a científicos de la talla de Albert Einstein, Paul Dirac, Niels Bohr, Levi Civita, Wolfgang Pauli y muchos otros más, buena fracción de ellos galardonados con el Premio Nobel.

El artículo se puede bajar en versión PDF. Su lectura es recomendada para todos aquellos que se preguntan cuál es la importancia de la ciencia en nuestra sociedad y para los que disfrutan de leer elocuentemente lo que ya saben.

Flexner acentúa el hecho de que los grandes avances tecnológicos han sido logrados gracias a la curiosidad insaciable y la búsqueda tenaz de explicaciones al confrontar los misterios de la naturaleza. Uno de los ejemplos mencionados es el uso de ondas electromagnéticas en radio transmisión. Una vez que Maxwell y Hertz entendieron y formularon las ecuaciones de la teoría electromagnética, las aplicaciones tecnológicas fueron inevitables. Es decir, detallitos como: teléfonos celulares, radio, televisión, hornos de microondas, secadoras de pelo, estufas, bombillas, refrigeradoras, computadoras, Xbox, Nintendo y cualquier cosa que funcione con electricidad. Citando a Flexner y traduciendo libremente:

Hetz y Maxwell pudieron no haber inventado nada, pero fue su trabajo teórico carente de aplicabilidad el que fue tomado por un técnico inteligente quien creó nuevos medios de comunicación, utilidad y diversión; por los cuales, hombres con méritos relativamente leves han obtenido fama y ganado millones. ¿Quiénes fueron los hombres útiles? No Marconi, sino Clerk Maxwell y Heinrich Hertz. Hertz y Maxwell eran genios que no pensaban en la utilidad. Marconi fue un inventor hábil quien no pensaba más que en utilidad.

El artículo también enfatiza que tampoco está abogando por la desaparición de escuelas de ingeniería ni ciencia aplicada, las cuales son también importantes. El punto clave es reconocer la tremenda importancia que tiene la actividad en ciencias básicas, las cuales no generan resultados inmediatos sino a largo plazo.

Ése es el mensaje que incansablemente tratamos de transmitir a las autoridades pertinentes. Es importante invertir en tecnología, sin embargo, ningún avance se logra si no apoyamos lo que fundamenta todo avance tecnológico: las ciencias básicas y la investigación sin uso práctico. Flexner podría venir a decirles a nuestras autoridades que (énfasis mío):

De una cosa podemos estar seguros, y es que ellos [Maxwell y Hertz] hicieron su trabajo sin pensar en la aplicación, y en toda la historia de la ciencia, la mayoría de los grandes descubrimientos que ultimadamente han probado ser beneficiosos a la humanidad, han sido logrados por hombres y mujeres que fueron impulsados no por el deseo de hacer algo aplicado sino por el deseo de satisfacer su curiosidad.
[…]
No es posible que ningún administrador educativo pueda dirigir los canales en los que unos u otros investigadores deban trabajar.

Lo que nos lleva a la inevitable conclusión de que se necesitan instituciones que cobijen precisamente ese tipo de actividades: la búsqueda del conocimiento por sólo gusto de aprender.

Las instituciones de aprendizaje deben dedicarse a cultivar la curiosidad y cuanto menos sean desviadas por consideraciones de aplicación inmediata, más probable es que puedan contribuir no sólo al bienestar humano sino también a la igualmente importante satisfacción de los intereses intelectuales, los cuales realmente podemos decir que se han convertido en la pasión reinante de la vida intelectual en tiempos modernos.

Tenemos también un párrafo con dedicatoria especial a las autoridades universitarias. Como había mencionado en otro post, es una vergüenza que siendo la Universidad de San Carlos una de las más antiguas de América Latina, no tenga una facultad ciencias. Por si necesitáramos más justificación, aquí Flexner dice:

En un período de cien o doscientos años, las contribuciones de las escuelas profesionales a sus respectivas actividades probablemente se encontrará —no tanto en el entrenamiento de personas que en el mañana serán ingenieros prácticos o abogados prácticos o doctores prácticos— sino más bien en el hecho de que aún en los esfuerzos dedicados a fines prácticos, una enorme cantidad de aparentemente actividad sin utilidad es involucrada. De estas actividades sin utilidad salen descubrimientos que prueban ser infinitamente más importantes a la humanidad y al espíritu humano que el logro de los fines prácticos para los cuales las escuelas fueron fundadas.

¿Cuál es la justificación que este tipo de instituciones necesitan para poder existir, ya que no van a trabajar en producir nada “útil”? Esta es una de las justificaciones más bellas que leído:

Una institución que libera generaciones sucesivas de almas humanas está ampliamente justificada, aún cuando este o aquel graduado no haga una de las llamadas contribuciones al conocimiento humano. Un poema, una sinfonía, una pintura, una verdad matemática, un nuevo hecho científico, todos contienen en sí mismos toda la justificación que las universidades, colegios e institutos de investigación necesitan o requieren.

Todo lo anterior suena idealista. Sin embargo la mejor prueba de que funciona es la misma tradición y excelencia de los grandes centros de investigación alrededor del mundo. El ejemplo por excelencia es el CERN, allí donde está el Large Hadron Collider (LHC). Fue allí donde haciendo física de partículas los científicos inventaron lo que ampliamente hoy conocemos como la World Wide Web, o sea, el internet. Surgió por la necesidad de transferir y compartir información entre computadoras. Información sobre física y colisiones entre partículas subatómicas. Así como en este caso, hay muchos otros en los que el mundo estará por siempre agradecido a la investigación en ciencias fundamentales.

El Instituto de Estudios Avanzados es un modelo exitoso e inspirador. Su funcionamiento contrasta diametralmente con nuestras instituciones que se mueven en la viscosidad entorpecedora de la burocracia excesiva. Según Flenex, en Princeton cada individuo dispone de su tiempo y energía como mejor le parezca, trabajando y colaborando con las personas que quiera. No se sigue ninguna rutina, no se marca ninguna frontera entre profesores, visitantes ni estudiantes. No hay reuniones de catedráticos y no existen los comités. Aquí la gente con ideas encuentra las condiciones para reflexionar y pensar. La administración ha sido minimizada en extensión e importancia. La gente sin ideas o sin poder de concentración no se sentiría a gusto en el Instituto. Cuando un profesor visitante le preguntó a Flexner, cuáles eran sus obligaciones, éste le contesto: “no tienes obligaciones, sólo oportunidades”.

Si llegaron a leer hasta aquí, pensaran que una institución de ese corte es un sueño imposible en nuestra sociedad. Como buen idealista que soy, no dejo de soñar y creer que algún día podremos hacer nuestras estas palabras:

No nos hacemos ninguna promesa, pero guardamos la esperanza de que la búsqueda sin obstrucción del conocimiento sin utilidad tendrá sin duda consecuencias en el futuro, tal como en el pasado. Sin embargo, en ningún momento usamos esa premisa para defender el Instituto. Existe como un paraíso para académicos que, como poetas y músicos, se han ganado el derecho de hacer lo que quieran, alcanzando el máximo cuando se les da la libertad de hacerlo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ciencia y Sociedad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s