La Ciencia tiene espacio legal en Guatemala pero carece de presupuesto

por Marcelo Ixquiac

En esta ocasión tenemos una contribución a nuestro blog de Marcelo Ixquiac, quien es profesor titular del Departamento de Física de la Facultad de Ingeniería de la USAC. Marcelo es físico egresado de esa misma casa de estudios y es el actual presidente de la Asociación Guatemalteca de Física AGF.

————————————————————————–

Hace ya algunos años GuateCiencia me había abierto las puertas para escribir, pero es hasta ahora que me inicio en esta temática de opinión y divulgación científica. Quiero empezar mi participación con un tema que da nombre a este Blog “GuateCiencia, Ciencia en Guatemala ¿Por qué no?”

El Estado de Guatemala reconoce que las bases del desarrollo nacional están sustentadas en la Ciencia y Tecnología (Ley de Promoción del Desarrollo Científico y Tecnológico Nacional, Decreto 63-91 del Congreso de la República de Guatemala):

… el Estado reconoce a la ciencia y la tecnología como bases fundamentales del desarrollo nacional, por lo que es preciso estimular su generación, difusión, transferencia y utilización, a través de un marco legal específico que regule tales actividades y
establezca los mecanismos institucionales de apoyo, orientación y coordinación; …

El que los congresistas escribieran esta ley en 1991, es como haber construido una puerta grande que da la oportunidad a Universidades e Instituciones Públicas y Privadas, de generar motores que permitan un crecimiento sustentable de Guatemala, lo que conlleva a mayor justicia social y crecimiento humano. Pero lamentablemente esta puerta aún está cerrada y tiene mucha inercia. Cuando la puerta se logra abrir un poco y vemos una luz, aparecen fuerzas de reacción que rápidamente se encargan de cerrarla de nuevo. Aun, cuando se han creado instituciones que faciliten la integración, coordinación y desarrollo de las actividades que se realizan en el campo de la Ciencia y la Tecnología, es difícil que puedan cumplir con la misión que la Ley les exige, debido a múltiples factores. Por ejemplo:

  • Siempre existen cosas más importantes que necesitan atención (los políticos populistas siempre hablarán de hambre, de salud, de medio ambiente, de sobre población, etc.) sin darse cuenta que se requiere desarrollo científico y tecnológico para resolver cada una de las debilidades de la sociedad.
  • Los presupuestos dedicados a la Ciencia son asfixiantes y luego de ser aprobados son reprogramados, con transferencias a otras necesidades, se prefiere regalar un pescado que enseñar a construir herramientas y pescar (tristemente en nuestro país un grueso de la población se acomoda a recibir el pescado ¡para que trabajar!)
  • Las personas designadas para dirigir instancias relacionadas con la ciencia y la tecnología, generalmente, no cuentan con una formación científica-tecnológica, con la idea de que lo que se necesita es únicamente un administrador; estoy seguro que será mejor el trabajo de dirección, en gestión científica, que realice un científico con un asesor administrativo, que el desarrollado por un administrador con un asesor científico (Científico-Administrador no es conmutativo).

Una de las instituciones creadas a partir de este decreto de 1991 (Artículo 23), es el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología -CONCYT-, presidido por el Vicepresidente de la República. El ente ejecutor es la Secretaría Nacional de Ciencia y Tecnología -SENACYT- (Artículo 24). Esta Secretaría, creada por el Congreso, ha sobrevivido 22 años y aunque parezca que ya es mayor de edad, no se le ha permitido desarrollarse; la principal causa: bajo presupuesto. Esto no puede ser más, que el desconocimiento de la necesidad de la Ciencia y la Tecnología para el desarrollo del país por parte del Poder Ejecutivo (aun cuando está descrita en la Ley). Al CONCYT se le aprobó, en 1992, un Fondo Nacional de Ciencia y Tecnología (FONACYT) con una asignación anual por parte del estado, que podría ser incrementado tres años después por medio de una solicitud del CONCYT al Ejecutivo, pero no fue hasta 19 años después que se logró un primer incremento. Se debe reconocer que hubo un arduo y largo trabajo de muchas instituciones y personas para convencer a cada uno de los que estuvo en el Poder Ejecutivo de turno para este único incremento. Ahora, veremos si por lo menos se mantiene en la presente administración. En estos momentos la SENACYT no cuenta con la figura del Secretario, debido a que dejó el cargo en la última reunión con el CONCYT, a finales del año pasado. Después de
tres meses la silla sigue vacía, esperando que el Ejecutivo designe a la persona idónea. La Universidad de San Carlos de Guatemala, se encuentra en trabajo de parto desde hace más de tres años, para dar a luz la Escuela No Facultativa de Ciencias Físicas y Matemáticas. Dicha Escuela ya fue aprobada el 26 de agosto de 2009 en reunión del Consejo Superior Universitario -CSU- (Acta 14-2009) después de varios años de trabajo de varias personas y a la fecha aún se está a la espera de la asignación de presupuesto para hacerla funcionar. Con varios compañeros y colegas esperamos que no sea un parto fallido como el de 1968, cuando fue creada por el CSU la Facultad de Ciencias y nunca se le aprobaron fondos. Debo hacer notar, que Guatemala es el único país de América Latina donde la Universidad Estatal, la USAC, no cuenta con una Facultad de Ciencias (la cual alberga a físicos, químicos, biólogos y matemáticos). Como una solución paliativa, se tiene que: las carreras de Química y Biología se ubicaron en 1971 en la Facultad de Ciencias Químicas y Farmacia, mientras Física y Matemática se crearon en 1978 en la Facultad de Ingeniería. Algunos sucesos que muestran la necesidad de la aprobación presupuestaria que dé inicio a las actividades de la Escuela No Facultativa en Ciencias Físicas y Matemáticas, son:

  • A finales de 2012 nace el Mesoamerican Centre for Theoretical Physics –MCTP- en Chiapas, México, sede Regional de América Central, el Caribe y México del ICTP (International Centre for Theoretical Physics) en Trieste, Italia; ICTP es dirigido por el físico guatemalteco Fernando Quevedo. Se requiere de un par nacional, que pueda ser contraparte, comprometiéndose a realizar investigación en física y matemática en la USAC. Por ejemplo, las Facultad de Ciencias de las Universidades de El Salvador y de Honduras ya han iniciado acuerdos con MCTP.
  • A partir de 2011 el Consejo Superior Universitario Centroamericano –CSUCA-, preocupada por el rezago regional en Ciencias Físicas y Matemáticas, inició varias gestiones con el apoyo de ICTP, para la creación de los doctorados regionales en Física y Matemática. Por la importancia del tema, el proyecto avanza con mucho apoyo y pocos tropiezos, pero aún no cuenta dentro de la USAC un lugar idóneo para estar ubicadas.
  • Los proyectos de investigación teórica, experimental y aplicada en Física y Matemática cuentan con gran apoyo de Universidades e instancias Internacionales, pero no encuentra el suficiente eco en las instancias nacionales, por no ser prioridades (por ejemplo, los estudiantes de física y matemática son el 0.7% del total de estudiantes de la Facultad de Ingeniería de la USAC, donde la prioridad son los estudiantes de las propias ingenierías)
  • Se tiene un número importante de profesionales en Física y Matemática que están retornando (y otros que tienen interés en retornar) con grados de maestría y doctorado obtenidos en el extranjero. Estos profesionales necesitan de un lugar que los contraten para dedicarse a lo que saben hacer: Investigar (publicando en revistas arbitradas) y fortalecer los programas académicos existentes.

La Ciencia tiene un espacio legal en el país (al menos no hacemos algo ilegal), pero las instituciones que deben velar por el fortalecimiento y desarrollo científico aún son débiles. Los que toman las decisiones de fortalecerlas parece que no logran entender el potencial que dejan sin aprovechar, y las dejan a su suerte, con presupuestos de sobrevivencia y solo porque no está totalmente en sus manos (afortunadamente) no las eliminan. Pero somos optimistas, por eso continuamos trabajando, apoyando, proponiendo y tratando de convencer que las ideas que desarrollen la Ciencia en el País se deben concretizar.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ciencia y Sociedad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La Ciencia tiene espacio legal en Guatemala pero carece de presupuesto

  1. Joshua dijo:

    Excelente artículo. Es triste ver cómo el desarrollo científico en Guatemala queda relegado, cuando en realidad es algo importante para el éxito de una sociedad. Actualmente estoy realizando una investigación sobre el avance científico en nuestro país, y con este blog he podido darme cuenta de la realidad que enfrentamos todos lo que consideramos a la ciencia como una pasión; que entendemos el gran beneficio que esta tendría si se le diera la relevancia que merece. Gracias por la información 🙂

  2. Isaac Sultan dijo:

    Tenia ganas de comentar algo pero Mayra ya lo dijo todo

  3. Mayra dijo:

    Querido Marcelo, tu exposición sobre la existencia de la estructura legal en donde se fundamente la posibilidad del desarrollo de la ciencia y la tecnología en nuestro país, es puntual, cierta y vigente. Sin embargo paralelamente existe todo lo que riñe con su avance y pareciera que ‘nunca’ permitirá su desarrollo. Cuál es la razón, cuáles los motivos para impedir el desarrollo de una Guatemala pujante? Tal vez ESAS son las preguntas que debiéramos todos responder.

    Como bien dices el parto no sólo es fallido sino que el bebé estaba muerto ‘in útero’ la razón es que, una escuela no facultativa ya lleva las de perder, peor aún que no se le haya asignado presupuesto, por Dios! es un absurdo por definición y demuestra la falta de ‘voluntad política’ pues, cómo va a funcionar sin el presupuesto mínimo? Ah! a nadie le importa ni le interesa en la USAC porque ya no hay líderes intelectuales, ni verdaderos científicos, lo que hay son un puñado de políticos populistas interesados en su propia movilidad social. Para muestra un botón con la Reforma Universitaria! Además, las escuelas no facultativas no tienen peso ‘político’ al igual que los Centros Regionales, nadie puede crecer con esos presupuestos que antes de nacer ya han sido distribuidos en otros menesteres o en lo que toca, basta con observar lo que ha sucedido en las últimas décadas con los D-K-NOs que, en varias facultades han piñatizado su presupuesto y utilizado para construir sus dizque plataforma política, su sueño de opio, habiendo ‘centralizado’ el presupuesto, tal el caso de la Facultad de Ingeniería en donde las Escuelas ‘ninguna’ puede solicitar un presupuesto en relación a sus necesidades o a un plan estratégico o una gestión por resultados, ya que no importanlos resultados no pasará nada el presupuestso está establecido, tal vez algunas ‘migajas’ para dar a los directores alineados. Tomen en cuenta que ningún Director de Escuela puede manejar un presupuesto, primero por no ser cuenta-habientes y luego porque ese presupuesto está estructuralmente destinado a los diferentes reglones de gasto.
    La investigación e inversión en ciencia y tecnología en el país es fundamental para su desarrollo, los exhorto ha no continuar en un ‘pensamiento lineal’ pues creo que hay suficiente evidencia que los conducirá a los mismos resultados. Tal vez un pensamiento independiente, una institución libre de los compromisos políticos y de aquellos con intereses particulares, les vendría bien al grupo de científicos que hoy están en Guatemala y aún tienen el deseo y no se han acomodado a las ´líneas de confort’ que naturalmente llevan a quedarse ‘ensartados en la misma estaca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s