El regreso a Guatemala: los primeros dos años

Hace dos años estaba con un apartamento vacío excepto por una maleta. Eran mis últimos días en Estados Unidos. Después de ocho años repartidos en maestría, doctorado y postdoctorado había llegado el día de regresar a Guatemala. La mudanza de un país a otro es un trámite y una labor cansada. No digamos la empacada robusta y resistente de las pocas pertenencias que iban a ser enviadas por vía marítima. Mientras esperaba a que mis tiliches surcaran el océano, esas vacaciones me dedicaba a leer un libro de Christopher Hitchens y a esperar ansiosamente a que llegara el próximo año. El inicio de un capítulo en el cual pisaría de nuevo el suelo de la Universidad de San Carlos para reanudar mi trabajo como profesor y apoyar en todo lo que se pudiera el avance de la ciencia en nuestro medio.

Son dos años ya desde esos momentos salpicados de emoción primeriza y optimismo ingenuo; es tiempo suficiente para poder ver la cosas con un poco de perspectiva.

En estos dos años he dado 4 veces el curso de Análisis de Fourier, 6 veces el curso de Ecuaciones Diferenciales, 2 veces el curso de Cálculo Multivariable y una vez el curso de Análisis Numérico. Todos ellos han sido parte de mis atribuciones normales como profesor de tiempo completo en el departamento de matemática de la Facultad de Ingeniería de la USAC. De manera un tanto especial también di dos cursos en un incipiente programa de doctorado, el cual es el primer intento de la Facultad de Ingeniería en implementar un postgrado de este nivel. A decir verdad, me da un sentimiento de aprensión. Un doctorado en plan fin de semana jamás arrojará el mismo producto que un doctorado de tiempo completo, en donde el número promedio de horas de sueño del estudiante suele ser más bajo que el del ciudadano promedio.

Como la dinámica de oferta y demanda laboral hizo que mi contratación haya sido en un departamento de matemática y no uno de física, una de las consecuencias es que no pueda dar clases en la carrera de física. A menos, claro, que sea ad honorem, lo que significa: fuera de mi horario de contratación y sin recibir pago alguno. Aún así he dado tres cursos ad honorem en la licenciatura en física: Programación, Simulación de fenómenos físicos y Métodos matemáticos.

Me gusta mucho enseñar y poder transmitir conocimientos, sin embargo mi mente necesita también tiempo para pensar y divagar. No podría tener otro trabajo de profesor en otra universidad. Moriría de hastío y aburrimiento.

El regresar a Guatemala fue una decisión calculada muy atractiva. Yo sabía que el trabajo es exclusivamente docente. Sin embargo, administrando las tareas, queda tiempo para seguir leyendo artículos científicos y perseguir alguna que otra idea o curiosidad que encuentre interesante. Es justamente éso lo más parecido a tener tiempo para hacer investigación. Es lo que lo llamo investigación de tiempo libre la cuál avanza cada vez que se puede encontrar una ventana fuera de las atribuciones normales.

Cualquiera que haya publicado un artículo científico en una buena revista sabe que eso de hacer investigación es un trabajo de tiempo completo. De lo contrario el avance es demasiado lento, si es que lo hay. Una solución, que realmente es la solución a la rigidez e inercia del aparato burocrático, ha sido la idea de crear una Facultad de Ciencias en la universidad. Durante los últimos años, dos profesores han estado empujando esta idea, la cual finalmente fue aprobada por el Consejo Superior Universitario, tomando la forma de una Escuela no facultativa de ciencias físicas y matemáticas. Lo que resta ahora es la aprobación final del presupuesto para que pueda entrar en funcionamiento. Suena fácil, pero no lo ha sido. Como ya mencioné, en la San Carlos la burocracia es una criatura con mucha inercia y cuesta moverla. Cuesta, mas no es imposible. Por eso no dejamos (ahora me uno yo también a esa lucha) de hacer presión sobre las autoridades académicas. Estamos ya demasiado cerca de que ese sueño sea una realidad.

¿Qué ganaríamos al tener esta escuela de ciencias físicas y matemáticas? Ganamos independencia y presupuesto propio. Actualmente las carreras de física y matemática están dentro de la Facultad de Ingeniería. La prioridad de dicha facultad es —obviamente— la ingeniería y no la ciencia pura. Y es por eso que dichas carreras tienen un papel secundario dentro de dicha facultad.

Es vergonzoso que siendo una de las universidades más antiguas de América, la USAC no cuente con una facultad de ciencias. Si nos diéramos a la tarea de buscar conexiones, no sería muy difícil correlacionar nuestro atraso científico y tecnológico con la falta de apoyo del gobierno, a través de la universidad estatal, a las ciencias exactas.

En una escuela de ciencias lo que esperamos poder hacer —entre otras cosas— es tener control y decisión en la contratación de profesores. Esperaríamos poder absorber a nuestros propios estudiantes que han ido al extranjero a estudiar doctorados en física y matemática. Cosa que en la Facultad de Ingeniería no ha sido posible, pues el sistema de concurso de oposición favorece cualidades que no son necesariamente el logro y la formación académica. Lo que nosotros queremos es gente que haga ciencia y no aquellos cuya carta de presentación sea participaciones en puestos políticos.

Otro punto esencial es la formación de un grupo sólido de investigación. Actualmente ya hay varias personas con el grado de doctor en física trabajando en Guatemala y hay otros más haciendo postdoctorados en el extranjero. Si pudiéramos reunir todo este potencial en un sólo lugar, tendríamos la semilla de un verdadero grupo de investigación: un conjunto de personas con experiencia real desarrollando y publicando conocimiento. En poco tiempo podríamos estar publicando nuestros primeros artículos científicos, con trabajo hecho en nuestra querida tierra. Pero como ya mencioné arriba, la investigación requiere tiempo, y ésa es la otra ventaja que ganaríamos en una escuela de ciencias: la libertad de repartir las atribuciones considerando que no sólo la docencia es importante sino también la investigación.

Al momento de escribir este texto, aún estamos a la espera de la implementación final de esta escuela no facultativa. No nos damos por vencidos.

Si bien la creación de una escuela de ciencias sería un gran avance para las ciencias exactas, no todo en el horizonte es la luz después de la tormenta. Mientras tanto los que ya estamos trabajando en Guatemala seguimos laborando en nuestros respectivos puestos. En lo personal me gusta mucho estar en el departamento de matemática, porque los cursos de física básica, uno y dos se me harían aburridos de enseñar. No porque la materia sea aburrida, sino porque a ese nivel la física se reduce a “¿qué formula uso para este problema?” y lastimosamente algunos profesores la enseñan como si fuera una letanía: enseñan a usar fórmulas, en lugar de enseñar ciencia. En realidad no nos sorprende. En EEUU hay que tener por lo menos una maestría en física para poder dar clases a nivel licenciatura. Vean que dije maestría en física y no en enseñanza ni didáctica. La razón es sencilla, la física no se ve igual después de llevar un curso de mecánica clásica teórica: formulación Lagrangiana y Hamiltoniana de las ecuaciones de movimiento, transformaciones canónicas, corchetes de Poisson, etc. Eso es física de verdad. Al pasar por allí uno sabe la ubicación —en un panorama más extenso— de los contenidos y los métodos de los cursos introductorios (mecánica clásica, en este caso). Uno sabe qué hay más allá de lo que uno está enseñando, y fácilmente se le puede pintar al estudiante el panorama global de la materia que está estudiando; para que por lo menos no se quede con la concepción falsa de que la física es meterle números a una fórmula inerte.

Otra de las decepciones más putrefactas del sistema es la evaluación docente que se realiza cada año. Aquí uno tiene que presentar y respaldar las actividades realizadas durante el año. No sé quiénes ni bajo qué circunstancias crearon el reglamento de evaluación. Lo que se ve a todas luces, es que no estimula al docente a realizar actividades exclusivamente académicas. Premia también la participación política y los puntos se pueden ganar fácilmente asistiendo a actividades donde otorguen un diploma. Un artículo publicado en un periódico valdrá uno o dos puntos menos que un artículo publicado en una revista con arbitraje. Un investigador publicará talvez un artículo al año en una revista. El esfuerzo de esa publicación no refleja el puntaje asignado en la evaluación.

Como es más fácil acomodarme a las reglas que cambiarlas, ahora yo también acumulo mis diplomitas para seguirle la corriente al sistema. Obviamente no quiero puntear bajo y perder mi promoción docente.

Hay muchas cosas que podrían ser mejores por todas partes, no sólo en la universidad. Sin embargo no puedo dejar por un lado ese mal presagio que me dice que si cambiar las cosas en la universidad es difícil, ¿qué podemos esperar si queremos hacer cambios a nivel de país?. No me da confianza un sistema en donde las voluntades se compran, donde vale más el ser amigo del jefe que la capacidad académica. Donde un favor se paga con otro favor y no necesariamente de la misma especie. Donde las personas tienen agendas ocultas y la academia es un subproducto de sus intenciones. Gente así abunda. Afortunadamente para nosotros y nuestros quijotescos planes de hacer ciencia en Guatemala, no toda la gente es así. Existen personas que se interesan genuinamente por la academia. Que la universidad sea el ente que resguarde, produzca y transmita el conocimiento; y que deje de ser un colegio universitario que maquile profesionales al por mayor.

Así están las cosas. Es un punto de vista un poco sombrío, si se quiere, pero es la realidad. Es el sistema en el que nos tenemos que mover y si no nos movemos, nada sucede. Aquí aún no hacemos ciencia. Aquí no es de venir a sentarse en el escritorio a leer artículos todo el día y pensar exclusivamente en el proyecto de investigación. Aquí nos ha tocado diseñar y armar la máquina, lo cual es una oportunidad sin precedentes. En otras partes del mundo el sistema ya está armado y funcionando. Aquí tal cosa aún no existe. Lo podemos diseñar a nuestra conveniencia y necesidad, y ser nosotros mismos los evaluadores de nuestra creación.

Ese es el reto del día. Necesitamos gente pensante que disfrute y ame la ciencia, que persiga maestrías y doctorados y quieran dedicarse al estudio de los secretos de la naturaleza. Lo que queremos es tener las oportunidades que otros países tienen, el poder hacer ciencia sin abandonar nuestro hogar y que nuestro trabajo contribuya a mejorar la situación de nuestro país y nuestra gente.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ciencia y Sociedad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

25 respuestas a El regreso a Guatemala: los primeros dos años

  1. Pingback: Se crea el Centro Mesoamericano de Física Teórica en Chiapas « GuateCiencia

  2. Fernando J Noriega dijo:

    En varios comentarios se menciona la docencia universitaria, luego de que el posgraduado vuelve a Guatemala, con algún grado de molestia por considerarlo una “pérdida de tiempo”. Hay que tomar en cuenta, sin embargo, que quienes pudimos estudiar afuera fuimos motivados por la dedicación ejemplar y entusiasta de nuestros maestros. A su vez, volvimos llenos de ilusión por nuevos proyectos que, modestamente, echamos a andar y que con el paso del tiempo dieron lugar a que otros compatriotas lograran metas profesionales fuera del pais. En toda universidad prestigiosa, los investigadores combinan su tiempo contratado con la docencia. Lo que hace falta en Guate es que los graduados que son profesores abran camino para investigar en sus campos mediante colaboraciones con otras universidades, si el dinero no da para dividir el tiempo contratado.

  3. Isaac Sultan dijo:

    Alfin! Eso es justo lo que Javier Gramajo viene alegando desde el 2006. Y gracias a ese esfuerzo hoy habemos mas de una decena estudiando postgrados en el extranjero, lastima que tanto la facultad de ingenieria como el colegio de ingenieros siguen politizados por dinosaurios que creen que academia es aprender a hacer un trabajo para salir a ganar un sueldo y miles de excelentes tesis se quedan engavetadas. Aun asi, se ha logrado crear una oficina de vinculacion academia industria que desconozco sus objetivos y resultados en corto plazo y he logrado ver varios proyectos que han florecido con escaza ayuda y avance pequenio pero significativo en el tema de incubacion de empresas de tecnologia.

  4. Fernando J Noriega dijo:

    En la USAC, como en muchas universidades del mundo, desarrollar nuevos programas académicos es una carrera de obstáculos. Sin embargo, con entusiasmo y persistencia se alcanza poco a poco la meta soñada. Este fue el caso de la creación de la carrera de Física Aplicada en la USAC, de la cual fui uno de sus fundadores. A veces hay que ir subiendo escalones poco a poco, contando con la capacidad instalada y haciendo acercamientos estrategicos a quienes dirigen la institucion. En el caso del nuevo programa doctoral proyectado, al menos hay ya la experiencia de las carreras de matemáticas y física y, sobretodo, unos egresados que estoy seguro tienen el deseo de seguir adelante y de colaborar con su creación en Guatemala. Felicito a sus promotores y los exhorto a seguir adelante sin pausa.

  5. Hola Enrique, espero que el proyecto de la Facultad de Ciencias siga adelante. Sería excelente si se concreta. Me queda la duda de cuanto es el presupuesto que plantearon y si presupuesto está principalmente destinado al salario de profesores.
    Saludos

  6. Rafael Mendía dijo:

    ¡Excelente artículo!
    Mi nombre es Rafael Mendía. Soy Físico, (Física del Estado Sólido, Magnetismo). regresé a Guatemala en 1985 por razones familiares…la nostalgia me invade al leer este artículo.
    ¿cuando podríamos reunirnos a compartir experiencias o a retomar alguna visión que se encuentra añejándose en algún maletín?
    Actualmente laboró en la URL, remendia@url.edu.gt

    saludos cordiales

  7. Alejandro Ortega dijo:

    Enrique, que gusto escuchar que hay gente inteligente en la universidad estatal. Creo que esa es la mejor forma de hacer una revolución, comprendiendo y dominando el sistema actual y partir desde allí con pequeños pero significativos cambios. Mucha gente piensa que la ciencia es una pérdida de tiempo en un país con tantas carencias a nivel básico (hambre, salud, desempleo), y no comprenden que son la base del progreso.

  8. fredy gomez dijo:

    Ánimos…yo también estoy por regresar…después mi segundo magister, hace ya ocho años, regresé a San Carlos, con los años avanzamos de a pocos, salí de Guate y volveré a regresar…

  9. Excelente articulo, Enrique.

    Realmente es muy admirable que hayas regresado a nuestro país, en donde, pese a mil obstáculos, podes hacer mucho por las nuevas generaciones de físicos chapines.

    Adelante, y animo. Por mi lado te digo que tenés que ser la gravedad que nos vaya uniendo a los otros físicos chapines. Desde lejos te envío mis saludos, mi respeto y mi admiración.

    Sos un orgullo para Guatemala, aún cuando muchos guatemaltecos ni se enteren de tus esfuerzos y sacrificios.

  10. Xiomara V. dijo:

    Lo importante es no rendirse ante tanto obstàculo que se presenta ante la lucha por alcanzar los objetivos, pues eso nos hace ser màs fuertes y consecuentes y màximo cuando de contribuciòn a la sociedad de refiere.
    Excelente artìculo! y me alegra saber que siguen trabajando por mejorar el nivel acadèmico de la Universidad de San Carlos de Guatemala.

  11. José Romero dijo:

    De hecho como lo mencionas, saber que tu única oportunidad de trabajo al regresar al país es la docencia, es un factor fuerte para no regresar, al menos en corto tiempo y perdemos todos aquellos doctores que pudieran contribuir al desarrollo científico del país.

  12. Emilio Olin Garcia dijo:

    Gracioso el titulo, “el regreso… los primeros dos años”, un reiterativo patrón en un país de exilios. Mis buenos deseos para tal faena. Ciertamente desde adentro, con gente inquieta y con sentido común, se deberá hacer muchas cosas. Y es que la educación, en todos sus niveles, es una base fundamental para la sociedad. De allí que “una generación educada (en su sentido analítico y humanístico), sera una generación libre para cambiar su realidad. Espero en algún momento, mas pronto que tarde, el país, el estado, la universidad, se dediquen a lo suyo, y dejen al dinosaurio y se dediquen, desde sus ámbitos y de una manera practica, al desarrollo humano (el llamado bien común).

  13. José Romero dijo:

    Enrique corríjeme si no es cierto, pero acaso en otras universidades latinoamericanas públicas no sucede lo mismo con la influencia política y la burocracia, sin embargo están mucho más avanzados en ciencias que nosotros, debe haber otro par de factores que influyen fuertemente en el nivel que tenemos

    • Enrique dijo:

      A mí me gustaría saberlo también. Qué es lo que en otros lugares se hizo diferente. En realidad no lo sé.

      • tuxtor dijo:

        Mi sospecha es que nuestro sistema universitario se politizo demasiado.

        Yo me integre hace poco al sistema Brasileño y aunque se mantiene el “estereotipo” de U publicas-izquierda , U privadas-derecha tipico de latinoamerica, realmente ninguno de los dos sectores tiene injerencia como lo tiene la USAC en Guatemala, y tampoco son una plataforma ideal para que gente con intenciones politicas las vea como un camino de 8 años para aspirar a una presidencia, colocar un magistrado, proponer una lei y las tantas funciones politicas que hacen atractiva a la USAC para gente que nada tiene que ver con enseñar, investigar y aportar a la sociedad

        Por consiguiente hay mas academicos en la universidad y politicos en la politica, no es perfecto pero hay un mar de diferencia y se nota en la voluntad que tienen los profesores de investigar (aca la promocion es por produccion academica).

  14. mblancopons dijo:

    Y eso no solo sucede en el ámbito académico o político sino también en empresas privadas, y en verdad es decepcionante.

  15. Estuardo Toje dijo:

    en términos generales la Universidad de San Carlos se ha estancado gracias a que todo se maneja de manera política y no de manera huma-educativa. Su fin al ser rector, de muchos, es generarse una imagen pública que les permita saltar al cuadrilátero político como un gran asesor, manipulador de masas o como un ministro o diputado. Veo con tristeza que en otras áreas académicas sucede exactamente lo mismo.
    El caso de la Escuela de Ciencias de la Comunicación enseña de todo menos eso, ciencias de la comunicación. Su licenciatura es en nombre una carrera teórica-investigativa, pero en la práctica es una carrera mixta que ni entrega buenos estrategas en comunicación, ni investigadores de la comunicación. Ojalá uds. en el área de ciencias puedan sobresalir y que sean ejemplo para que la USAC, tricentenaria y premiada tantas veces recupere el el brillo que tuvo años atrás estando alejada de politiqueros baratos que ven su paso por las aulas y administración como un escalón hacia el “ÉXITO”.

    • Enrique dijo:

      Gracias por tu comentario. En efecto, la excesiva cantidad de política lo arruina todo. Allí vemos a la gente saltando de decano a rector y luego a puestos en el gobierno.

    • estulticia dijo:

      @estuardo @tuxtor y otros que piensen de forma similar.

      Reducir los problemas de la USAC a se maneja de manera política no es para nada preciso, generaliza absolutamente «La Política» como algo malo y despreciable y vacía la categoría de significado y contenido.

      El autor del artículo está haciendo participación política involucrándose con su trabajo en la USAC, volviéndose el mismo un agente de cambio. Ese es el verdadero significado de la política, la participación de los ciudadanos. Entendamos eso y vamos a ser también agentes de cambio.

  16. Eduardo Rubio Herrera dijo:

    Hola Enrique. Excelente artículo.

  17. Rodrigo J. Gonzalez dijo:

    Muy buen artículo! Me molesta muchísimo que la universidad nacional no sea lo que tendría que ser en cuanto a investigación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s