El bosón de Higgs visita el Bar Central

El pasado martes 10 de julio, mi buen amigo Eduardo Rubio y yo tuvimos la oportunidad única de participar en un evento sin precedentes. Una actividad en donde combinamos ciencia, cultura y cerveza en uno de los lugares favoritos del Centro Histórico de la ciudad de Guatemala: el Bar Central.

Como todos sabrán a estas alturas, el 4 de julio del presente año el CERN anunció al mundo el descubrimiento de la partícula llamada bosón de Higgs. La cobertura mediática fue exhaustiva. Seguramente ninguna partícula descubierta había gozado de tanta difusión, misma que atribuyo a la importancia misma del mencionado bosón, como al desarrollo que las redes sociales y el internet han tenido. La última partícula descubierta antes del bosón de Higgs fue el quark top en 1995. En aquellos tiempos las redes sociales aún no veían la luz del mundo virtual.

Aquí en Guatemala la ola de emoción y curiosidad también azotó las mentes de muchas personas, con lo cual el interés por la física tuvo un agradable repunte. Así fue como nuestros amigos del Bar Central nos compartieron la iniciativa de realizar un evento para platicar, explicar y aclarar los rumores y los hechos que revoloteaban alrededor del célebre bosón de Higgs. El @cantinerogt y sus aliados realizaron los movimientos logísticos necesarios y crearon el evento “La partícula de Higgs (porque todos tenemos masita, nos guste o no)”.

El día del evento, martes por la noche, pensamos que no iba a llegar nadie. Para nuestra sorpresa, el bar se fue llenando poco a poco hasta alcanzar una cantidad respetable de personas. No estamos seguros si fue el interés por la ciencia o el poder de convocatoria de @cantinerogt et al. Quiero pensar que fue la combinación de la fama de la partícula, la novedad del evento y el poder de los retweets de nuestros queridos amigos.

Antes de comenzar temíamos que ciertos detractores, a quienes habíamos criticado en forma escrita debido a la imprecisión de los argumentos vertidos en relación al Higgs, hubieran llegado a arrojarnos tomates. El miedo fue infundado, y sin otro script más que unas ideas generales previamente consensuadas, Eduardo y yo empezamos la actividad.

Primeramente, la tarea era poner a la partícula de Higgs en contexto. La charla duró más o menos una hora. Empezamos por las ideas de los griegos acerca de la estructura de la materia, pasamos por la existencia de los átomos para llegar a las partículas más conocidas: protones, neutrones y electrones. Mencionamos los acelerados de partículas, reseñamos brevemente las cuatro fuerzas fundamentales de la naturaleza: gravedad, electromagnetismo, fuerza débil y fuerza fuerte. Contamos la historia de cómo los aceleradores nos mostraron todo un zoológico de partículas inestables partiendo de la colisión de otras ya conocidas. Mencionamos el modelo estándar de partículas y cómo es que con dieciséis corpúsculos se puede explicar prácticamente toda la materia con la que interaccionamos día con día. En los quince minutos finales mencionamos el bosón de Higgs, partícula cuya existencia había sido predicha hace casi 50 años y sin la cual el modelo estándar estaba incompleto. Comparto una breve reseña que escribí para Plaza Pública acerca de la importancia de tal descubrimiento.

Nos callamos la boca y dejamos que las personas de la audiencia hicieran preguntas. Todas sin excepción, fueron preguntas centradas y sensatas. El intercambio duró talvez otros quince minutos más. Finalmente agradecimos la presencia y la atención a tan amable concurrencia y terminamos la presentación para ir por más cerveza y responder preguntas que todavía habían quedado pendientes.

Coincidimos con todos (por lo menos con todos los que hablamos) que el evento fue un éxito. Fue todo un gusto ver llegar amigos cuyas ocupaciones se distribuían en ciencia, ingeniería, artes, literatura, arquitectura, periodismo, fotografía, arqueología y quién sabe qué más había por allí.

Me gusta pensar en esta actividad como un experimento con expectativas satisfechas. No estoy seguro si otro tema en otra época hubiera tenido el mismo efecto. Lo importante fue que aprovechamos el ímpetu del bosón de Higgs y lo utilizamos para enriquecer nuestra cultura y nuestro conocimiento, para divisar y admirar el camino que nuestra especie ha recorrido desde sus precarios comienzos hasta los días presentes, para detenernos a pensar que los humanos podemos colaborar intensiva y exhaustivamente logrando grandes hazañas y para fortalecer la confianza en que el futuro puede ser mejor que el presente.

De todos los centros culturales que existen en la zona 1, el que no lleva esa etiqueta pero ostenta el título con hechos es el Bar Central. Sinceros agradecimientos a @cantinerogt, @alegutierrezv, @chejolopez, @lu_201, @spranks0_0 por organizar el evento y a todos los amigos que llegaron a compartir alegres momentos para platicar de ciencia, arte, vida y todo lo que nuestra mente pueda imaginar.

Fotos cortesía de @mikael_mm.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Ciencia y Sociedad, Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a El bosón de Higgs visita el Bar Central

  1. Pingback: Higgs Redux | saltos convergentes

  2. Cesar Gonzalez dijo:

    No me entere a tiempo, espero que la proxima sea pronto.

  3. Eduardo Rubio Herrera dijo:

    Gracias Enrique por compartir esto, gracias a todos por llegar. Fue un gusto muy grande poder hacer esta actividad. Espero podamos tener otra oportunidad pronto. Saludos Eduardo.

  4. Mynor Martínez dijo:

    Por favor realicen otros cuando tengan oportunidad, porque no pude asistir en esa ocasión, lo estaré esperando con mucho entusiasmo.
    Saludos

  5. Isaac Sultan dijo:

    Aca en Israel hacen eso una vez al mes en el verano en la ciudad en la que yo vivo. Los cientificos del instituto Weizmann salen y cada uno da una conferencia diferente en cada uno de los bares del sector. (Porque tambien hay bares cerca de la Universidad tipo la Chicha en la USAC o El reducto en la Landivar) y cada cientifico de un area distinta da una conferencia sobre su área de expertise ya sea fisica, matematica, quimica o robotica y explican todo ese tipo de conocimientos a nivel de primaria y llegan padres que talvez sean dentistas o abogados con sus hijos a escuchar temas de un area que no conocen completamente. Es super alegre, buenisima la iniciativa felicidades doctor Pazos

  6. tuxtor dijo:

    En lo personal creo que he intercambiado más ideas cientificas en un bar que en la propia universidad, me encanta el concepto 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s