¿Cómo se mide la producción científica de un país – 2?

Guatemala y el Ranking Iberoamericano de Producción Científica

Hace dos semanas SCImago Research Group publicó el Ranking Iberoamericano de Producción Científica en Iberoamérica 2011. En el blog anterior he explicado a grosso modo, la importancia de las publicaciones científicas y cómo funciona el sistema de publicaciones, ahora en esta segunda entrega deseo compartir con ustedes los resultados de este ranking Iberoamericano de publicacionies científicas. Este ranking atiende varios indicadores que nos brindan información muy detallada de los dos aspectos que discutí en los párrafos anteriores. Los indicadores de este raking son:

i) La Producción Científica (PC) de una institución en particular, que nos muestra el número de publicaciones científicas.

ii) La Colaboración Internacional (CI), que nos muestra el cociente entre el número de publicaciones realizadas entre científicos de una institución y de diferentes países.

iii) Calidad Científica Promedio (CCP) que compara la ‘calidad’ de la investigación de instituciones de diferentes tamaños y con distintos perfiles de investigación. Por ejemplo, 0.8 significa que una institución es citada 20% menos que la media mundial, mientras que 1.2 significa que fué citada un 20% más que la media mundial.

iv) Porcentaje de Publicaciones en revistas del primer cuartil (1Q), es decir el porcentaje de publicaciones que aparecen en el 25% superior de las revistas más prestigiosas del mundo)

Los resultados de este ranking estan basados en los datos analizados desde 2005 hasta 2009. Este listado incluye a 1369 instituciones de iberoamérica que han realizado alguna comunicación científica.

Discutamos brevemente los resultados genereales: En la Figura 1 se muestra una gráfico donde se puede apreciar la cantidad de Instituciones de Educación Superior (IES) totales, en azul. Brazil, México y Colombia se colocan en las primeras tres con 357, 265 y 113 instituciones respectivamente. Por otro lado, aquellas institucioines que tienen más de 400 documentos producidos entre 2005 y 2009 se muestran en el cuadro inserto y nuevamente tenemos 71, 23 y 6 instituciones para Brazil, México y Colombia respectivamente.

Figura 1. Tomada del informe de SCIMago Research Group.

En la Figura 2 se muestra la producción científica por país en la región. Esta lista la encabezan España, Brazil y México con 250, 160 y 62 mil artículos publicados respectivamente, seguidos de Portugal, Argentina y Chile.

Figura 2. Tomada del informe de SciMAGO Research Group.

En la Figura 3 se muestran los valores de los parámetros indicadores mencionados arriba (IES, CCP y 1Q) para aquellas instituciones que tienen una producción superior a 400 documentos científicos. Nótese que únicamente Brasil y España tienen publicaciones cuya producción científica ha sido citada en promedio igual o encima de la media mundial. Por otro lado únicamente Brasil, España, Portugal, Argentina, Perú y Uruguay poseen instituciones de educación superior capaces de publicar la mitad de su producción en revistas de prestigio de acuerdo al indicador 1Q.

Figura 3. Tomada del informe de SciMAGO Research Group.

Los resultados de este ranking son alarmantes para nuestro país y para la región centroamericana. Estos resultados se muestran en la Tabla 1 adjunta. Allí se muestran en las diferentes columnas los detalles de los índices mencionados arriba para las 10 mejores universidades iberoamericanas, he incluído todas las universidades de Guatemala y las tres mejores universidades de los otros países del itsmo centroamericano.

Tabla 1. Los datos para esta tabla fueron tomados del informe de SCIMago Research Group.

La lista de la región iberoamericana la encabeza la Universidad de Sao Pablo con 40,192 publicaciones de las cuales un 24% son colaboraciones internacionales, alrededor del 20% de la las publicaciones están por debajo de la  media mundial y casi el 40% de las publicaciones están en las revistas de más prestigio mundiales. Siguiendo este esquema, le siguen la UNAM en México y la Universidad Estadual de Campinas en los puestos 2 y 3 respectivamente.

Respecto a las universidades de Guatemala y del itsmo, cabe notar tres cosas (i) que la gran mayoria de las publicaciones se realizan en colaboraciones internacionales, (ii) una buena parte de publicaciones se citan por debajo del 20% mundial y que (iii) una gran mayoría del material es publicada dentro de las mejores revistas internacionales arbitradas. Respecto a las universidades nacionales, en Guatemala durante el período que abarca este informe, se publicaron en total 206 artículos (¡Uno de los autores de est e blog, Enrique Pazos (junto a sus colaboradores) es responsable del 2.5% de estas publicaciones, tres hurras para Enrique!)

¿Cómo se puede mejorar esta situación? ¿Se podrá mejorar el ranking general de al menos, las universidades nacionales con más tradición científica? La respuesta a estos puntos es positiva y lentamente algunas cosas han empezado a cambiar en nuestro medio. La creación de la Escuela no facultativa de ciencias físicas y matemáticas por parte de la USAC es un buen paso en esta dirección. Este centro permitirá realizar investigación a científicos nacionales e internacionales con miras a mantenere un número de publicaciones anuales. Esta escuela se sumará a otras instituciones ya existentes en las que se realiza investigación en otras áreas del conocimiento humano.

Para hacer ciencia de alto nivel se necesita formar científicos y proveerles de los recursos necesarios.  La ciencia no se puede hacer sin recursos y en este sentido falta mucho apoyo para poder satisfacer los dos puntos anterioes. Es necesario que de alguna manera instituciones como el CONCYT permitan la creación de becas para los mejores estudiantes nacionales, de la misma forma que las instituciones pares -CONACYT en México, y el CONICET en Argentina por ejemplo, lo hacen con sus estudiantes nacionales. Con creación de estas becas es posible cubrir los gastos de educación superior (Maestrías y Doctorados) de los estudiantes en instituciones extranjeras con el compromiso de retornar este personal calificado y aprovecharlo en nuestro medio. En cuanto a los recursos, necesitamos como país crear una cultura en la que ‘invertir en ciencia’ no sea tomado como una locura sino que, todo lo contrario, sea éste el medio para poder mejorar nuestra situación actual. En este sentido, la divulgación de la ciencia toma un papel fundamental para crear esta ´cultura científica´ y poco a poco en los últimos años se han ido abriendo espacios como la actividad de CONVERCIENCIA organizada cada año por el CONCYT aquí en Guatemala, la existencia de este blog y los espacios que se han abierto en los periódicos locales para columnistas que escriben sobre ciencia.

Anuncios

Acerca de erubio

Soy un orgulloso chapín que en la actualidad realiza estudios de doctorado en la Universidad de Ámsterdam en los Países Bajos. Estudié en la Universidad de San Carlos (Licenciado en Física 2002) y en la Universidad Nacional de México (Maestría en Astronomía 2005). Me intereso por los despojos estelares como estrellas de neutrones, pulsares, agujeros negros y estrellas enanas blancas.
Esta entrada fue publicada en ¿Quiénes Somos?, Ciencia y Sociedad, Divulgación de las Ciencias. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a ¿Cómo se mide la producción científica de un país – 2?

  1. Pingback: Latinoamérica y su ciencia | Matasanos

  2. Mayra dijo:

    Enrique
    Considerando la respuesta dada a Jimena, puedo preguntar como nuestro cerebro fugado, está devuelta a su patria, qué te hizo regresar? 🙂

    Saludos

    • Enrique dijo:

      Fueron un par de cosas. En el sentido laboral, regresé porque ya tenía trabajo en la USAC. El hecho de haber ganado una plaza por oposición antes de irme a estudiar y que en todos estos años la universidad me haya dado el permiso de mantener esa plaza fue un factor decisivo. Creo que de lo contrario no me hubiera regresado tan fácilmente, pues habría tenido que regresar a conseguir trabajo.

      Por otra parte, siempre tuve esa idea de que mi contribución en el sistema científico establecido del primer mundo, sería como el trabajo de un pequeño engranaje en una gran maquinaria. En cambio aquí en Guatemala, todavía hay que construir esa maquinaria. Esa es una oportunidad única que puede tener un impacto mayor. A mí me pareció muy emocionante y fue otra razón para regresar a Guate. 🙂

  3. Cristina Jimeno dijo:

    Por ejemplo, digamos que de todos los guatemaltecos solo el 1% de la población obtiene un posgrado y solo la mitad son de área científica, pero solo la mitad está trabajando en el país y de ellos solo la mitad se desenvuelve en su área propiamente. Entonces solo el 0.125% de la población guatemalteca estaría produciendo ciencia.

    Esta sería por demás una cifra reveladora si la comparamos con las cifras que con este análisis generarían otros países más tecnificados.

    • ESTUARDO dijo:

      China es un ejemplo de éste tipo, en donde los científicos luego de obtener su PhD están regresando a su país a desenvolverse en sus áreas, además el país está motivando a sus profesionales a que regresen.

  4. Cristina Jimeno dijo:

    Debe medirse en qué tanto puede un país emplear a sus ciudadanos que se gradúan de posgrado en área científica.

    Me explico: hay que medir la tasa de de gradúados de posgrado (localmente o en el extranjero) en un área científica que pueden ubicarse en su campo de conocimiento en la industria o academia de su país de origen. (es decir, que las condiciones de su pais puedan convencerlos de volver.)

    ¿Cuántos de los guatemaltecos que se graduan de posgrado regresan o se quedan a trabajar en Guatemala de lo que estudiaron?

    • Enrique dijo:

      Deben ser pocos. Es natural que al ver el nivel de vida que uno puede tener en el extranjero, comparado con lo que ofrece el propio país, la decisión es obvia. En ese momento, se ha fugado un cerebro…

  5. litomd dijo:

    Súper interesantes los dos artículos de Eduardo sobre este tema. Aprovecho para unirme a las felicitaciones a Enrique Pazos por su importantísimo aporte en publicaciones científicas.

    Es interesante lo que propone el Dr. Blanco en relación a normalizar por población y sacar índices de publicaciones por cada 1000 habitantes o cosa parecida. Otra forma de normalizar en el ámbito de las universidades podría ser publicaciones por cada 100 profesores o por cada 1000 alumnos. Eso revelaría otra faceta interesante.

    Por otra parte, creo que estos artículos podrían complementarse con otros que expliquen como funciona el proceso de arbitraje, el peer-reviewing. Localmente tenemos poquísimos eventos académicos (conferencias o congresos) y publicaciones en las que se realice un auténtico proceso de revisión por pares, así que nos estamos perdiendo de los beneficios de ese proceso tan enriquecedor tanto para el que revisa como para los autores.

    Un saludo,

  6. ESTUARDO dijo:

    Muchos estudiantes de la USAC han optado por realizar EPS en lugar de tesis para su graduación, lo cual disminuye considerablemente la producción científica de la universidad. Aunado a ésto el promedio de graduación en dicha institución anda alrededor de los 10 a 12 años.¿que análisis pueden hacer al respecto?
    ¿La Dirección General de Investigación de la USAC DIGI está cumpliendo a cabalidad su función?

  7. Mario Blanco dijo:

    Estas cifras tienden a favorecer a los paises con mayor poblacion. Deben normalizarse per capita para compararse.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s